El tono de tu blog o web: una herramienta para diferenciarte

Cuando comienzas un proyecto en internet, bien sea un blog, una web o una estrategia en redes sociales, una de las decisiones importantes que debes tomar es cuál será el tono que emplearás para dirigirte a tu público.

En muchas ocasiones, este tono se va construyendo a medida que se desarrolla el proyecto, pero hay ciertos puntos que deberías tener definidos desde un principio.

El tono de tu blog o web

Claves para encontrar tu tono

  • Público objetivo: en primer lugar, debes tener muy claro a quién te diriges —edad, sexo, intereses, motivaciones de compra…—. Escribe las características que tiene la persona ideal que compraría tus productos/servicios o que leería tus artículos y dirígete a ella.
  • Cercanía: olvídate del usted; hoy hasta los bancos nos tutean, así que habla a tu público de tú a tú. Hay quien utiliza el vosotros, porque el tú le parece demasiado directo. Pero si hablas directamente a la persona y no a una colectividad, tu lector sentirá que te diriges específicamente a él.
    Cuesta un poco al principio —yo también pasé esa fase—, pero escribe en segunda persona del singular. ¡Acaba enganchando!
  • Personalidad: cuando se trata de un proyecto personal, debes dejar que, quien te lea, vea reflejada tu personalidad en los textos; utiliza un lenguaje similar al que empleas cuando hablas y no intentes ser quien no eres.
    En el caso de marcas corporativas, tienes que decidir cómo va a ser la voz de la marca, otorgándole características de persona: graciosa, seria, de confianza, dispuesta a ayudar…
  • Coherencia: en cualquier caso, el tono debe ser coherente con todas las acciones de comunicación que se realicen. No puedes ser informal en un canal y tratar de usted a tus clientes en otro.

Lo más importante: desmárcate

Pero lo más importante de todo, es que debes buscar una voz propia. Intenta desmarcarte de tu competencia con un tono propio y, sobre todo, inconfundible. No es fácil, desde luego, pero tu objetivo último es que tu público sea capaz de saber que un artículo, un anuncio o un tuit es tuyo, antes siquiera de ver tu logo.

Algunos ejemplos

Veamos algunos ejemplos de marcas que han sabido encontrar su tono y distinguirse de su competencia.

  • El gamberro: El Comidista es un blog gastronómico de éxito que ha sabido conectar con su público gracias al tono gamberro y socarrón con que Mikel López Iturriaga escribe sus textos —y ahora también sus colaboradores—. Desde luego que no es para todo el mundo, no hay más que leer algunos comentarios de lectores que se sienten ofendidos, pero es innegable que se diferencia de los miles de blogs de gastronomía que pululan por internet.
  • El buenrollista: Mr. Wonderful creó este estilo naif y buenrollista que les caracteriza, y lo aplican en todos los canales en los que se dirigen a sus clientes —probad a escribirles un e-mail; el tono con el que te contestan es exactamente igual al de su blog—. Además, han creado escuela y han sido copiados hasta la saciedad.
  • El cercano: ING Direct ha sido uno de los bancos pioneros en cambiar el tono de conversación con sus clientes. Fueron de los primeros en dirigirse a su público con cercanía, de tú a tú y, sobre todo, con un lenguaje muy claro, alejado de la jerga bancaria.

 

Ahora toca reflexionar: ¿el tono de tu blog/web está bien definido? ¿Es el más adecuado para dirigirte a tu público objetivo? Y, sobre todo, ¿es diferente del que emplea tu competencia? Os dejo haciendo los deberes y nos vemos la semana que viene.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *